Tallarines con gambas al ajillo

Y vuelvo una semana más con una nueva receta para el blog.

Sí. Otra vez pasta. ¿Qué queréis que os diga? Me encanta la versatilidad de la pasta. Fría, caliente. Con salsa o solo aceite. Con queso rallado. Sin queso rallado. Solo con salsa o salsa con cositas.

Además he aprovechado un día que estaba sola para hacerme este plato que tanto me gusta y pocas veces preparo. ¿Por qué? Pues porque a mi medio limón le encanta el picante, pero le sienta fatal. Así que pocas veces algo cosas de las que te arden la boca.

Lo mejor de esta receta, como en la receta de la semana pasada: endivias al Roquefort. Es que solo necesitas 4 ingredientes.

Ingredientes para 1

  • 120 gr de tallarines
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • 1 o 2 guindilla seca
  • Un puñado de gambitas peladas
  • Aceite de oliva
  • Sal

Receta

Empezaremos por lo básico, poner el agua a calentar para cocer la pasta. Los tallarines suelen tardar unos 8 minutos aproximadamente en hacerse. Así que mientras el agua calienta hasta llegar a su punto de ebullición prepararemos el resto de ingredientes.

Para ello, pelaremos los dientes de ajo y los cortaremos a láminas, no muy finas y reservamos. La guindilla puedes ponerla entera para que coja el sabor y luego retirar o puedes romper una y tirar la simiente. Llamadme loca, pero yo hago lo segundo, algunas veces.

Cuando el agua empiece a hervir echaremos la pasta. Removemos de vez en cuando.

Mientras tanto, cogemos un wok (lo puedes hacer en una sarten, en una cazuela de barro o en la misma olla, después de hervir la pasta (que el no tener algunos utensilios, no te eche para atrás).

Ponemos el wok al fuego con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente, pero no ardiendo. Echaremos los ajos cortados en láminas y la guindilla.

Removemos los ajos y la guindilla para que no se quemen y dejamos unos minutos. Cuando vemos que el ajo empieza a dorarse, es el momento de echar las gambitas peladas y la sal.

IMPORTANTE: Recordar que si las comprais congeladas, deben descongelar previamente y sacaremos el exceso de agua, dejando las gamas en el escurridor.

Debemos ir removiendo el wok. Personalmente, me encanta, porque con el wok, en ve, de remover con cuchara, remuevo con el mismo wok.

Veréis que las gambas van cambiando de color, es el momento de echar nuestra pasta, que seguramente ya habrás sacado del fuego y está escurriéndose. Pasamos la pasta al wok y removemos enérgicamente para que no se nos pegue.

Removemos un par de minutos a fuego medio-bajo y ya lo tenéis listo. Un plato de pasta delicioso en tan sólo 15 minutos.

¿Y a ti te gusta esta combinación? ¿Y eres de picante o prefieres poner solo el ajo y las gambas?

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me encanta! Hay que probarla! A mi marido le encanta el picante y las guindillas… Así que… tendré que comprar los ingredientes y darle una sorpresa.
    Y la pasta… en casa… nos chifla a todos!
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues ya sabes!!!! Esto tenéis que probarlo, pero si os hacéis adictos no quiero saber nada. 😛

      Me gusta

  2. Este platazo es para triunfar directamente, un plato de esos que hace fiesta sólo de olerlo (no te digo nada ya de catarlo)

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja. La verdad es que en casa somos muy fans y lo mejor es que con solo 4 ingredientes tengas un plato taaaan delicioso!

      Me gusta

  3. Me encantan este tipo de platos, sencillos, delicados y bien cuidado el producto. Se ve riquísimo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! La verdad es que estaba buenísimo 🙂

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s