Pollo al limón estilo chino

Vuelvo a traeros una receta con aires asiáticos y es que… ¿Quién no ha comido, en un restaurante chino, pollo al limón?

Durante mucho tiempo, fue mi plato preferido cuando íbamos a comer al restaurante chino del barrio. Así que hace unas semanas pensé, no creo que tenga mucho misterio, tengo que hacer la receta y como no, mi querida Kwan Homsai, tiene su receta, paso a paso tanto en su canal de Youtube, como en su blog de cocina.

Así que os traigo mi versión del pollo al limón estilo chino, gracias a Kwan Homsai.

Ingredientes para 2 personas

  • 500 gr. pechuga de pollo
  • 1 cda salsa de soja
  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo de jengibre
  • 150 gr de maicena (aprox)
  • Aceite vegetal para freír
  • Para la salsa:
    • 4 cdas zumo de limón (si no te gusta muy ácido, pon solo 2)
    • 1 cda de miel
    • 1 cda de azúcar
    • ralladura de 1 limón
    • 1/2 cdta de sal
    • 1 taza de agua
    • 1 taza de maicena
    • 1/2 cdta salsa de soja (opcional)

Receta paso a paso:

Lo primero que tendremos que hacer es marinar el pollo. Para ello, primero corté el pollo en tiras finas.

Sí, en los restaurantes chinos, suelen cocinar el trozo de pollo entero y después lo cortan en el plato y le echan la salsa por encima, pero he preferido hacerlo de esta manera por dos razones. La primera, para que marine mucho mejor y cada trozo se llene de jugos. Y por otro lado, para poder tener trozos crujientes y con mucha salsa.

Lo dicho, lo primero que he hecho ha sido cortar las pechugas en trozos pequeños alargados. Lo he puesto en un bol. Después he rallado el diente de ajo y el trozo de jengibre. Lo he añadido en el bol. Después he puesto el huevo y la salsa de soja, con todos los ingredientes, dentro del bol y lo he removido bien para que todos los trozos de pollo se impregnen bien. Después he tapado el bol y lo he dejado marinar, dentro de la nevera, durante 1 hora y media.

Pasado ese tiempo, he rebozado el pollo ligeramente. No hace falta pasar uno por uno, por la maicena. Puedes poner el pollo en un plato hondo, sacando el exceso de marinado, espolvorear la maicena encima del pollo e ir moviendo con las manos. Lo más importante, es que los trozos de pollo se pegarán, lo que sí debes hacer es ir separándolos, para luego freírlos.

Ponemos en un cazo aceite vegetal. Poner bastante para que cubra los trozos de pollo. Calentar el aceite e ir friendo el pollo hasta que quede dorado. Yo lo he hecho en tres tandas para que los trozos tuvieran sitio y no se amontonaran, así se hacen perfectamente por cada lado.

Una vez fritos, los sacaremos a un plato, donde previamente hayamos puesto papel de cocina, para que absorva el exceso de grasa.

RECUERDA: El fuego, que no esté excesivamente caliente, si no se quemará y no tendrá buen gusto el pollo. Siempre debe estar a fuerza media-alta. Sin estar a todo gas.

Mientras el pollo se está friendo en el aceite, puedes ir preparando la salsa. Si prefieres estar pendiente del pollo. Puedes hacerla después, mientras dejas el pollo reposar un rato para que saque todo el exceso de grasa.

Para la salsa, lo único que debes hacer es lo siguiente: En un bol ponemos el agua, el zumo de limón (lo dicho, si no te gusta muy ácido, pon 2 cdas. Yo puse 4, para darle mucha más intensidad), la ralladura del limón, la sal, la miel y el azúcar. Remuévelo bien durante un minuto.

Después añade la maicena y vuelve a remover para que se mezcle todo. En este momento, si la salsa es casi transparente y quieres darle un toquet de color, es el momento de añadirle un poco de soja, para simplemente darle color. Yo en este caso no le puse, porque la miel que utilizo es de un color muy oscuro y ya le había dado ese color dorado a la salsa.

Cuando tengamos todos los ingredientes integrados. Echaremos la mezcla del bol en un cazo a fuego bajo, ya que lo que queremos es que la salsa espese, que no se queme. Mientras está en el fuego, con ayuda de unas barillas, debes ir removiendo. No dejes de remover y verás que la consistencia de nuestra salsa de limón va cambiando por completo, quedando una salsa más gelatinosa, más compacta.

Cuando la tengamos preparada, pondremos el pollo en un plato, echaremos la salsa por encima y aquí ya va a gusto de todos, puedes remover y que todo se impregne bien de salsa, o ponerla por encima y que cada uno escoja si la quieres con mucha salsa con poca o con nada.

Espero que os guste. Para acompañar este pollo, nada mejor que arroz blanco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s