Hojaldre de Espinacas con Queso de Cabra y Cebolla Caramelizada

Esta semana vuelvo con una receta donde su principal ingrediente es la espinaca.

En casa soy la única que como espinacas. Intento que la peque las pruebe, pero si no son en las hamburguesas de pollo con espinacas que me marco de vez en cuando (la receta la tendréis la próxima semana).

El otro día estuve en casa de mis padres y mi madre me dio un bote de cebolla caramelizada. La había comprado por error, pensando que era mermelada de cebolla caramelizada, que utiliza para hacer unos montaditos con huevos de codorniz.

Me encontré con el bote y sin saber qué hacer con él. Normalmente, si quiero cebolla caramelizada, la hago yo misma, es rápido y no tiene mucha complicación. Así que abrí la nevera para ver qué tenía por casa. Receta de aprovechamiento…. y por qué no utilizar las espinacas y el queso de cabra para hacer una receta deliciosa y super rápida?

Ingredientes

  • 1 lámina de hojaldre
  • 1 puñado de espinacas (en mi caso, espinacas congeladas)
  • Queso de cabra (en este caso, un rulo individual)
  • 1/2 cebolla (si tenéis cebolla caramelizada
  • Un puñado de pasas
  • AOVE
  • 1 huevo batido para pintar

Receta

Lo primero que tenemos que hacer es encender el horno, con calor arriba y abajo, a 180º.

Mientras el horno se va calentando, extendemos la masa de hojaldre sobre papel de horno. En el centro de la masa empezamos a repartir nuestros ingredientes.

Primero las espinacas, previamente descongeladas. Si las compras naturales, deberás cocerlas o escaldarlas un poco, antes de poner en la masa de hojaldre. Si son congeladas, como en esta receta, sácalas unas horas antes y deja que se descongelen a temperatura ambiente. Después, antes de colocar las espinacas en la masa de hojaldre, saca el excedente de agua que tengan.

Cuando hayas repartido las espinacas, echa un puñado de pasas. Las pasas le darán un toque dulce, junto con la cebolla, y será algo diferente, tener ese contraste de dulce con salado. Repartimos bien las pasas.

Después añadiremos el queso de cabra. Yo tenía un medallón de queso de cabra que se nos iba a caducar, así que simplemente lo desmenucé y lo puse por todo el centro con los otros ingredientes. Recuerda dejar siempre los laterales sin poner nada para luego poder levantarla y que no se desparramen los ingredientes.

Solo nos queda añadir la cebolla caramelizada. En este caso, al ser de bote, solo tenemos que abrirlo y poner la cantidad que queramos. En mi caso, como me gusta mucho, lo añadí por todo el centro, pero tmabién puedes poner pequeños toques repartidos.

Cuando hayamos puesto todos los ingredientes, ponemos un chorrito de AOVE por encima. Por último, batimos un huevo y con ayuda de un pincel, pintamos los bordes. Después he juntado las puntas para hacer un barquillo y quedar los bordes hacia arriba para que no se salga el relleno.

Ahora solo lo tienes que meter en el horno, durante 20 minutos o hasta que la masa se dore.

Sacas la masa del horno, deja 5 minutos de reposo y estará lista para comer.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me encanta el contraste del queso de cabra con las espinacas. Tiene pinta de estar delicioso!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes que probarlo! es adictivo 🙂

      Me gusta

  2. La combinación de espinacas con las pasas y el rulo de cabra es realmente brutal, y si encima la pones sobre una masa de hojaldre tienes ya la cena perfecta (hasta para aquellos a quienes no les gusten las espinacas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es la combinación perfecta 😀

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s