Lasaña de Espinacas con Queso Feta

Ya estamos en un nuevo año. Hemos dejado atrás el 2020, un año extraño y con una nueva realidad que poco nos gusta. Pero un año que, personalmente, recordaré por las recetas escritas en este blog y la gente tan guay que las ha seguido, las ha cocinado y me ha mandado estos mensajes que tanto me gustan de… he probado tu receta y está ESPECTACULAR!!!

Como sabéis, me he tomado unos días de vacaciones en el blog, para volver con recetas de toda la vida, nuevas, y las que se nos ocurran. Y es que no hay nada mejor que innovar en la cocina.

Cada año, para Navidad, vamos de invitados a casa de mis padres o de mis suegros. Desde el año pasado, decidimos que el día de año nuevo y el de Reyes se celebraba en nuestra casa y cada año, mi marido me reta a hacer recetas que ha visto en internet. Pronto os traeré las receta con aire asiátioc que hice para el día de año nuevo y la receta de la lasaña casera tradicional que hice para reyes, pero hoy os he querido traer esta receta.

Receta fácil, sencilla, resultona y perfecta para 2 (o para uno que quiera guardarse una porción para el día siguiente, como hice yo).

Aprovechando que me sobraron unas placas de pasta para lasaña, decidí coger 4 ingredientes que tenía medio olvidados por la nevera y darles uso antes de tenerlos que tirar a la basura.

Ingredientes

  • 3 placas de pasta para lasaña (si son especiales para lasaña, son más grandes y te cubre una fuente pequeña, si no a lo mejor tendrás que utilizar más). Yo utilicé las placas de pasta fresca de Giovani Ranna para hacerla
  • 400 gr de espinacas (en este caso, utilicé congeladas)
  • 250 gr de queso feta
  • 1 puñado de pasas
  • 2 dientes de ajo
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina todo uso
  • Leche caliente o del tiempo. Nunca fría.
  • Nuez moscada
  • Queso rallado para gratinar
  • AOVE
  • Sal

Receta paso a paso

Lo primero que haremos será preparar los ingredientes. Como he utilizado espinacas congeladas, las dejé que se descongelaran. Mientras tanto, corté en finas láminas, los 2 dientes de ajo y desmigué el taco de queso feta.

Una vez preparados todos los ingredientes, encender el horno, calor arriba y abajo a 200º.

Después en una sartén puse un buen chorro de aceite y eché los ajos laminados, puse el fuego a temperatura media, queremos que se doren, no que se quemen. Cuando veamos que los ajos van cambiando de color, añadimos las espinacas (previamente, las escurrí bien para sacar todo el exceso de agua). Poner un puñado de sal e ir removiendo. Si son naturales, las puedes añadir directamente y cocinarlas.

Pasados unos minutos, pondremos también el queso feta y las pasas y removeremos los ingredentes hasta que estén integrados, 1 o 2 minutos.

Pasados estos minutos apartamos la mezcla y preparamos las placas de pasta. Seguid las instrucciones del fabricante.

CONSEJITO: En este caso, yo utilicé unas placas de pasta fresca que encontré en el supermercado, vi que no tenían que cocer y se podían poner directamente en la bandeja, pero aún así, hablando con mi suegra, gran experta en canelones y lasañas, me dijo que las dejara en agua bien caliente, aunque fuera un minuto, para así hidratarlas, si no, al meterlas en el horno, chupan todo el suco que se encuentren y se queda muy seca. Así que, por si acaso, calenté agua en una olla, cuando está a punto de ebullición, apagar el fuego, meter la placa 30 segundos y colocar en la bandeja.

Antes de poner nada en la bandeja donde se cocinará la lasaña, pondremos un buen chorro de aceite. Después una placa de pasta para lasaña. Luego, con la ayuda de una cuchara, poner la mitad de la mezcla que se ha cocinado en la sartén. Después otra placa de pasta para lasaña. Encima de esta segunda placa, echar el resto de la mezcla. Cerrar la lasaña con otra placa encima.

Ahora toca el momento de la bechamel. Puedes tenerla hecha, pero se queda muy espesa y a mi me gusta hacerla al momento. Puedes tenerla comprada, si no te atreves a hacerla, pero de verdad, es muy fácil y el toque de la bechamel casera es un puntazo.

Para ello, en una sartén pondremos la mantequilla, iremos moviendo para que se deshaga, pero no se queme. En el momento en que ya esté totalmente fundida, echaremos la harina y con la ayuda de unas barillas, iremos removiendo para que se cocine la harina y no queden grumos. Una vez la harina cambie de color, agregar la nuez moscada y la leche caliente (yo la caliento mientras hago los primeros pasos en una ollita aparte) . Mientras las vas añadiendo, se debe ir removiendo la mezcla para que no se apelmace, ni queden grumos. Ir haciendo esto hasta encontrar la consistencia deseada. Verás que la leche va siendo absorvida por la harina y la mezcla queda más compacta, si no la quieres muy compacta, solo tienes que ir añadiendo un poco de leche. Recomiendo que sea poco a poco, para no pasarse.

Cuando la bechamel esté preparada, solo tendremos que verterla por encima de la placa de pasta de la bandeja. Echar por encima el queso rallado para gratinar y al horno.

Dejamos que se cocine hasta que veamos que el queso coja un bonito color dorado. Unos 20 minutos aproximadamente, todo depende de nuestro horno.

Pasado ese tiempo, apagar el horno y sacar la bandeja con la lasaña. Servir al momento y a disfrutar!

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Las espinacas y el queso Feta son una pareja que realmente funciona muy, pero que muy bien. Nosotros lo usamos también para lasañas y sobre todo para boreks (una delicia turca que vale y mucho la pena). Una gran receta.

    CocinaDeEmergencia!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ummm, no he probado las Boreks, tendré que mirarlo. La verdad es que la combinación de feta con espinacas, es de 10!

      Me gusta

  2. Muy fan de la combinación de ingredientes de la lasaña. Me apunto el truco de hidratar las placas. Tus recetas de pasta son lo más, aunque ya te lo he dicho otras veces, tienen na pinta deliciosa!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Es muy importante, si son placas de masa fresca, porque si no las hidratas, en el momento en que pones algo de salsa, en el horno, ellas lo chupan y te queda seco y por otro lado, quedará un poco más duras, algo que personalmente, no me gusta mucho. 🙂

      Me gusta

  3. Menuda pinta! Una gran receta. Las espinacas con queso funcionan fenomenal!!! Y los ajitos…ñam!
    Muy buena receta

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias!!! la verdad es que fue medio improvisada con lo que tenía en la nevera y salió fabulosa!!

      Me gusta

Responder a Recetas para Júlia Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s