Quiche de Verduras con Mascarpone

Empieza el buen tiempo y con ello las ganas de estar menos en la cocina. Pero eso no quita, que de vez en cuando, queramos hacernos algo delicioso.

El otro día me encontré que tenía una masa brisa en la nevera y con unas verduras que tenía guardadas, me hice una quiche riquísima.

Un plato de reaprovechamiento 100%, porque fue completamente improvisado y no podría haber salido mejor y es que un timbal de verduras en una masa, con huevo y mascarpone… ¿Qué más se puede pedir?

Os dejo la receta. Veréis que no tenéis ninguna excusa para hacerla en cualquier momento. Además, para los que no son gran amantes de la verdura, al estar camuflada, no pondrán tantas pegas.

Ingredientes

  • 1 rollo de masa brisa
  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 5 espárragos trigueros
  • 125 gr mascarpone
  • 4 huevos L
  • Mozarella rallada
  • Sal
  • Pimienta
  • Especias
  • AOVE

Receta paso a paso

Lo primero que haremos será encender el horno, calor arriba y abajo, sin ventilador, a 180º.

Después cogeremos nuestra masa brisa y la extenderemos en la fuente donde vayamos a hacer nuestra quiche. Pincharemos con un tenedor la masa, después colocaremos un papel de horno por encima y le pondremos un peso. Normalmente, yo utilizo garbanzos sin cocinar.

Los pones encima, creando una cama que hará que le pese y cuando la masa se cocine no se abombará como si fuera una pelota. Recuerdo que una vez me olvidé de hacer eso y fue todo un desastre!!

Cuando el horno esté caliente, pondremos nuestra bandeja en el horno durante 10-15 minutos aproximadamente. Mira que los bordes estén hechos, pero no churruscados, ya que luego volveremos a meterla en el horno un buen rato.

Yo suelo dejarla unos 10 minutos, pasado ese tiempo, levanto el papel de horno y miro como está la masa, si ha cambiado de color y vemos que está empezando a hacerse, es mejor sacarla del horno.

Reservamos hasta que hagamos el relleno.

Ahora cortaremos las verduras que queramos poner en nuestra quiche. Como os he comentado al principio, esta es una receta 100% de aprovechamiento, así que en mi caso cogí verduras que tenía por la nevera. En este caso, como había hecho unos fideos a la cazuela, me había sobrado un pimiento rojo casi entero. Después vi que tenía un calabacín que se me iba a estropear. Una cebolla que me llamaba a gritos y 5 espárragos trigueros que me habían sobrado al hacer el risotto de setas y espárragos que os traje hace unos días. Vosotros poned las que queráis / tengais, como por ejemplo, zanahoria, tomatitos, berenjena. Incluso lo podéis combinar con quesos, …

Así que cogemos las verduras y las cortamos. Como más os gusten. Yo las corté todas en cuadrados grandes. Pero si no gusta mucho la verdura, la podéis picar más pequeña, o incluso, dependiendo del ingrediente, podéis hacer espaguetis de verduras.

Cuando tengamos las verduras cortadas, en una sartén ponemos un buen chorro de aceite de oliva. Calentamos. Echamos las verduras, agregamos sal y el ajo picado (yo lo puse a láminas). Dejamos a fuego medio y vamos removiendo, queremos que se pochen, no que se quemen.

Mientras las verduras se están haciendo, en un bol ponemos los 4 huevos con el mascarpone y removemos hasta que se integren. Agregamos la pimienta y las especias que más nos gusten. Volvemos a remover.

Cuando la verdura está pochada y ha perdido su rigidez, agregamos las verduras al bol, mezclamos bien y esa misma mezcla, la volcamos encima de nuestra masa brisa.

RECUERDA!! Antes de poner la mezcla, recoge los garbanzos que hayas utilizado para el peso. Yo los guardo en un tupper, para cuando vuelva a necesitarlos.

Ponemos la mezcla encima de la masa y para terminar, echamos por encima mozarella rallada, especial para gratinar.

Metemos en el horno. Esta vez entre 30 – 35 minutos en el horno. Ya sabéis que cada horno es un mundo, así que si es la primera vez, id vigilando. Para saber que está hecha, los bordes se pondrán dorados y si pinchais la mezcla, debe salir el cuchillo o palillo totalmente limpio. Veréis que el color de la quiche cambiará y será muy apetecible.

Apagad el horno y sacad la quiche. Dejad reposar, como mínimo hasta que no so queme. ¡No seáis ansios@s!

Después solo queda cortar y servir. Puede ser de entrante, como plato en una comida variada de picoteo, como tapa, o como más desees. Yo me pongo un par de trozos y es una cena perfecta para uno 🙂 El resto, lo guardamos y te sirve para otro día.

Y a vosotros… ¿cuál es la mezcla que más os gusta para la quiche?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s