Tarta de Queso Mascarpone

Una de las tartas que más me gusta en este mundo es la tarta de queso en todas sus versiones. Así que no podía faltar una tarta de queso en mi recetario del blog. Aunque os reconozco que es la primera de muchas.

La tarta de queso es un postre muy versátil y cuando vi la posibilidad de ponerle queso mascarpone, ni lo pensé dos segundos. Tenía que probar esta maravilla.

La receta la he sacado del perfil de instagram de Teresa Vivancos (@teresa_vivancos) una cocinera estupenda que tiene recetas super deliciosas y muchas de ellas, mega sencillas. No os perdáis su perfil.

Ingredientes

  • 1 tarrina de queso mascarpone de 250 gr
  • 200 gr de queso crema (yo utilicé philadelphia, no el que pone Teresa en su receta)
  • 200 ml de nata para montar
  • 130gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 20 gr de harina
  • 1 pizca de sal

Receta paso a paso

Veréis lo sencilla que es.

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 200 grados. Siempre os digo que cada horno es un mundo y para que la tarta salga bien, este es un punto importante a tener en cuenta.

Mientras el horno precalienta, en un bol pondremos el queso mascarpone con el azúcar y batiremos bien. Lo puedes hacer a mano con las barillas o con la máquina. Yo en este caso, lo hice con la segunda opción.

Cuando veamos que los dos ingredientes están bien integrados, añadimos el queso crema y volvemos a batir bien.

Igual que antes, cuando esté bien integrado el queso crema, es momento de añadir los huevos uno a uno, poco a poco y mientras vas batiendo.

CONSEJITO: Casca los huevos en un bol aparte y ve añadiéndolos poco a poco. Si lo haces directamente, puedes sufrir un accidente de cáscara y luego alguien puede encontrarse una sorpresa desagradable.

Cuando los huevos ya estén integrados a la mezcla, es momento de añadir la harina y la sal. Si tamizas la harina, mucho mejor, aunque solo sean 20 gramos, es importante que no haga grumos.

Por último añadir la nata. Debe estar bien fría, así que déjala en la nevera todo el tiempo posible antes de utilizarla.

Batimos bien hasta que veamos una mezcla homogénea y cremosa.

Preparamos un model de 18 0 20 cm (el mío era de 20), con papel de hornear. Vertemos nuestra mezcla e introducimos en el horno aproximadamente 35 minutos.

No me cansaré de repetirlo: Cada horno es un mundo. Mi horno calienta mucho y en este caso, dejé los primeros 15 minutos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Pasado ese tiempo, vi que la parte de arriba de la tarta se había puesto dorada y no quería que se quemara, así que bajé la intensidad a 180 grados y calor solo abajo durante 20 minutos más.

Cuando sacas la tarta del horno parece que no está cujada del todo. No os preocupeis!!! es normal. Cuando se enfría termina de quedar compacta y no se desparrama (sí, la primera vez que hice una tarta así, pensé que había sido un desastre y finalmente, salió a la perfección.

Así que una vez fuera del horno, dejar reposar en el molde hasta que enfríe. Después ya podréis desmoldar y empezar a disfrutar. Para los amantes de las mermeladas, un poquito por encima de la tarta, le da un toque muy especial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s